viernes, 8 de mayo de 2009

Introducción Al Amor (ó Sexo Gay En La Ciudad)




Con solo dieciocho años ahí estaba. En un boliche gay, siendo seducido por un hermoso cordobés de ojos claros. Bah, creo. Cuando realmente me gusta alguien, me cuesta muchísimo mirarlo a los ojos. Era la primera vez que alguien se me acercaba y no lo podía creer. Me sudaban las manos pero trataba de parecer seguro. Y de alguna forma mi risa nerviosa funcionó porque le parecí tierno. Conversamos por horas, bailamos un rato y yo estaba en las nubes. Era lo que había soñado por tanto tiempo. Nos besamos y esa noche, por primera vez, llevé a alguien a mi departamento. Si mi cama tuviera cara, de seguro hubiera puesto una de absoluta sorpresa.


Me llamo Pablo Martin Acuña y como muchos estudiantes universitarios me mudé al corazón del país con las más altas esperanzas y expectativas. Comenzar una carrera y encontrar un corazón que me ame. Viniendo de una provincia donde la población gay parece ser 0,00001, es decir solo yo, venir a Córdoba, a vivir lejos de mi familia, era lo más parecido al paraíso que había conocido. No porque no me guste estar con mi familia, los amo, pero sabía que este era un gran cambio en mi vida el cual era necesario para crecer como persona. Y si que lo fue.

Al haberme dado cuenta a temprana edad de mis gustos sexuales, no fue nada fácil mantener esa mochila en la espalda durante tanto tiempo. Es muy feo sentirse diferente en la adolescencia, ni hablar en la secundaria. No es que la pasé mal, simplemente me sentía fuera de lugar, sentía que no pertenecía a ningún grupo.

Por suerte al llegar a Córdoba hice unos muy buenos amigos a los que después de un tiempo les conté que era gay y fue bastante liberador. Hasta ahora nadie lo ha tomado mal, por suerte.
Mi familia no lo sabía hasta hace unos años, cuando mi mamá encontró en mi pieza, un compilado de mis columnas ‘Desamor Para Principiantes’ en donde hablaba de mis relaciones pasadas con hombres, entonces no pude ocultarlo más. Ellos lo aceptaron bastante bien, aunque siempre tuve el miedo, no esperaba otra actitud. Sé que me aman y siempre lo van a hacer. Además que siempre me apoyaron en todo. Haberles dicho dio un giro increíble en mi vida, lo bueno fue que no tuve que hacerlo y ahora siento que fue lo mejor que me puede haber pasado.

Otro gran giro fue mi primera vez. Fue en esta ciudad y puedo decir que fue una de las mejores. Era con mi primer novio, Rafael, alguien que realmente amaba y él sentía algo parecido. Aunque haya terminado, siempre lo voy a recordar con gran aprecio. Fue bastante difícil olvidarlo. Superar el primer amor es lo más difícil que puede existir.

Volviendo a la noche con el chico de ojos claros, yo estaba feliz, porque este chico me había elegido a mí, le había gustado yo y la verdad todavía no lo podía creer. Después de pasar una noche espectacular me desperté como si no me hiciera falta nada más. Eso es algo que nunca entendí de mi, sé que no a todos le pasa pero, ¿Por qué cuando no tenemos alguien que nos ame, nos sentimos tan incompletos? ¿Por qué cuando nos falta el amor parece que nos falta todo?

Ahora años después relaciono eso con el hecho de haber sido adoptado. Quizás tenga que ver con eso, quizás tenga que ver con mi personalidad, la verdad no lo sé. Lo que si se, es que el amor siempre me dio una energía que no se compara con nada en este mundo.


Así me sentía esa mañana, nos despertamos y yo me sentía completo y listo para correr una maratón. Parecía como si nos conociéramos de toda la vida. Me fui a bañar, mientras él se vestía para hacer el desayuno… o eso era lo que yo creía. Volví para decirle que en lugar de té, quería café. Y ahí lo encontré, robándome plata de mi cajón. No les puedo explicar lo que sentí en ese momento. Fue como una ensalada de todos los sentimientos horribles que alguien puede tener. Ahí mismo, llorando y con las pocas fuerzas que tenia, lo saque de mi departamento. Ni siquiera podía reaccionar, no podía creerlo. Todavía me cuesta creerlo. Ese fue un golpe bajo que me dio la pauta de que, encontrar el amor verdadero, no iba a ser tan fácil como creía.

Unos meses después, ayudado por una buena psicóloga, mis amigos y un poco de fuerza de voluntad, logré superarlo. Viendo el vaso medio lleno, podría decir que me hizo crecer, madurar y aprender. Pero sobre todo me hizo más fuerte.

Un tiempo después comencé a escribir estas columnas, para una página gay local: www.lugaresgaycba.com.ar que me dieron el espacio para escribir sobre mí, las relaciones, el sexo y todo lo que está medio. Escribirlas y compartirlas es una especie de terapia y agradezco poder hacerlo.
Y así, compartiendo con ustedes mis experiencias, espero seguir reflexionando y cuestionándome todo lo que sea necesario para aprender y encontrar un amor espectacular en esta ciudad espectacular.


Sé que aun me falta mucho por vivir y espero compartir todo con ustedes. Siempre teniendo claro una sola cosa. Por más que me hagan muchísimo daño, tenga malas experiencias y pase por situaciones horribles, hay algo que nunca va a cambiar. Nunca, pero nunca, voy a dejar de creer en el amor. Porque ese es quién realmente soy.

Pabl3Te

Introduction For Love (or Gay Sex And The City)




And there I was, eighteen years old in a gay disco, being seduced by a handsome guy with bright eyes. Or that’s how I remembered him. When I really like someone it’s really hard for me to look into his eyes. It was the first time a guy approach me, I couldn’t believe it. My hands were sweaty but I tried to remain confident. And it worked, he found it cute. We talk for hours, dance a lot, I was in heaven. It was like a dream come true. We kiss and, for the first time in my life, I took a man to my apartment. Even my bed was shock.


My name is Pablo Martin Acuña, and like many students in Argentina, I moved to Córdoba, the country’s heart, to start a carrier and in the hopes of finding a heart that loves me. Coming from a small town which gay population was 0,0000000001, meaning JUST me, moving to Córdoba and away from my parents was as good as it gets. Not because I don’t love them, I really do, but this was going to be a huge step in my life, to grow as a person. And It was indeed.

Having realized of my sexual preferences at early age, it was hard to carry that baggage for so many years. It was harder as a teenager, and more so, in high school when I felt out of place. Don’t get me wrong, I didn’t have a bad time, I just felt like I wasn’t part of anything.

Lucky for me, when I arrived to Córdoba I made very good friends, to whom, after some time, I confessed I was gay. It was liberating. So far, nobody took it the wrong way.
My family didn’t know till recently, when my mother, cleaning my room, found a compilation of my old columns ‘Un-love For Beginners’ which were about past relationships with men so I couldn’t hide it anymore. They took it really well, I was afraid all my life of that moment, but deep in my heart I knew they will be cool about it. I know they love me and they always will. Besides they support me every step I make. Telling them was a huge deal for me, the good thing was that I didn’t have to do it, they found out themselves, and now, looking back, I’m glad it had happened that way.

Another big step was my first time. It was in this city and I gotta say it was one of the best ones. It was with Rafael, my first boyfriend, someone who I loved, and I´m pretty sure he felt the same way. At least at that time. Even if we break up after that I remember him with all my heart. It wasn’t easy to get over him. To get over your first love it’s the most difficult thing in the world.

However, back to the night with the bright eyes guy, I was happy ‘cause he chose me, I was the one he like and I still couldn’t believe it. After having a spectacular night I woke up feeling like there was nothing in this world I lacked. That’s something I never understand about me, I know not everybody feel the same way, but, ¿why is it that when we don’t have someone who loves us, it feels like we are incomplete?¿why is it that sometimes lack of love equals lack of everything else?

Recently I relate that with the fact that I was adopted. Maybe it has to do with that or with my personality, I really don´t know. What I do know that nothing in this world can compares to the energy that loves gives me.


That was how I felt that morning when we woke up, like I was finally complete and ready to run a marathon. It seemed we had been together for years. I leave the room to take a shower as he dressed up to make breakfast…or that’s what I thought. I went back to tell him I preferred coffee over tea, and there he was, stealing money from my drawer. I can’t explain what I felt in that moment. I was like a really bad salad with the worst feelings a person could have. With the little strength I had left and shacking about to cry, I kicked him out from my apartment. I was shocked and even now it’s hard for me to believe it happened. That cheap shot made me realized It wasn’t gonna be easy to find real love.

Months later, helped by a good therapist, my friends and some will power I finally overcome it. And looking at the bright side, I can say that it made me grow and I learned a lot. But overall it really made me stronger.

After that, I began writing these columns for a local gay website: http://www.lugaresgaycba.com.ar/ where I write about me, relationships, sex and everything in between, which I appreciate because for me it’s really therapeutic. Sharing with you my experiences I hope to keep questioning everything that takes to learn and to find a spectacular love in this spectacular city.


I know it’s gonna be a long way, and I hope I can share everything with you. Always having in mind one thing. No matter how hard they hurt me, how bad experiences I have or how awful things get, there will be something that will never change, I’ll never gonna stop believing in love. Cause that’s who I really am.

Pabl3Te