viernes, 31 de octubre de 2008

Vasos Vacios



Fue difícil escribir esta columna, porque como a muchos nos pasa, hay etapas en que no pasa absolutamente nada. De todas formas este fin de semana me re-encontré con uno de mis ex y me preguntó hace cuando que estaba solo. A lo que me puse a pensar que (sin contar una cuasi-relación de mayo) no tuve una relación en más de 1 año y medio. Lo que la verdad no había caído en cuenta. Está bien, el tenia un vaso casi vacío de cerveza, aun así se las arregló para darme un discurso, bastante convincente, de porque yo tendría que volver con él, ofreciéndome todo lo que yo quiero escuchar, arrepintiéndose de lo que me hizo y diciéndome que nunca me va a olvidar y que soy el hombre de su vida con sentidas lagrimas en los ojos. Obviamente le contesté que no le creo a nadie que tenga de esos vasos gigantes vacíos de cerveza en la mano, sin embargo le agradecí sus palabras y cuando traté de despedirme con un beso de amigos, me tomó la cara y me beso en los labios.



Más allá de si le creí o no, no me gustó para nada quedarme con las dudas y la confusión. No con respecto a él en particular, sino con respecto a mi. De si en este vacío de amor (y ni hablar de vacío sexual), puedo pensar con claridad acerca de lo que quiero de ahora en mas con respecto a mis relaciones. Me asombró también el hecho de que, a pesar que escuchaba todo lo que quería escuchar de alguien, no sentí lo mismo que hubiera sentido hace unos años. Y me preguntaba: ¿podemos volvernos a enamorar como lo hacíamos al principio o después de tanto desamor podemos quedar completamente vacíos?¿con el tiempo nos hacemos mas realistas, mas fríos?¿con respecto a la esperanza de un amor verdadero, empezamos a ver el vaso medio vacío en lugar del vaso medio lleno?

Hace poco vi un videoclip que explicaba, muy gráficamente, que tu corazón en realidad se rompe una sola vez y se queda para siempre en manos de tu primer amor cuando esa relación termina. A partir de eso quedamos vacíos y de ahí en más comparamos todo con esa relación aunque esta no haya sido de las mejores. Se que suena un poco exagerado, pero deja pensando de si realmente no perdimos nuestros corazones hace mucho. Unos sábados atrás se acercó a hablarme un chico con el que había estado hace siglos, la pasamos muy bien una noche y me dijo mientras estábamos abrazados en la cama: “hagamos que esto funcione, ¿querés?” y después de desayunar al otro día no lo volví a ver hasta este año. Después de refrescarle la memoria de lo que me había hecho, me pidió revivir el momento, a lo que me negué y ahí fue cuando me dijo literalmente que quería unos besos y abrazos vacíos, sexo vacío, que no me quede en el pasado y que no me costaba nada.



No sabia si reírme o llorar por la situación, porque la verdad una cosa es tener sexo porque sí y otra muy diferente es decir en voz alta que querés tener sexo, besos y abrazos vacíos. Es decir, el sexo sin ataduras es algo que si se da en algunas ocasiones, todos lo hemos tenido, pero me niego a pensar que haya gente que no ponga al menos una gota de sentimiento y cariño. O sea, nos estamos convirtiendo en robots sin almas. Hoy escuchaba que hace 25 años existe el celular y que en la actualidad 1 de cada 10 personas terminó una relación por celular. ¿Es este es el futuro de la humanidad? Ahí tienen algo para asustarse en Halloween.

En mi opinión, es cierto, no podemos volvernos a enamorar como cuando teníamos 16 años, ni 18, ni la edad que teníamos el año pasado, porque a medida que crecemos y vivimos diferentes experiencias, vamos cambiando nuestra visión de lo que es realmente querer a alguien. Y que bueno que así sea, porque ahora podemos valorar cosas que antes nos parecían de poca importancia o que ni siquiera percibíamos como una señal de afecto. En cuanto a cuando te rompen el corazón, quizás haya que tener en cuenta esto: quizás esa persona que te lo rompió no valoró en ese momento lo que tenía en frente, porque simplemente no tuvo una experiencia en que haya aprendido a valorarlo. Eso no lo hace una mejor o una peor persona.

Por otro lado, para mí, perder las esperanzas en el amor ya depende de cada uno. Depende de rendirse o no, en la búsqueda. Depende del miedo a intentar todo de nuevo, entregarse y que todo salga mal una vez más. Puede que pensemos que ya sufrimos demasiado y que parece que nunca va a llegar nuestro turno. La verdad es que, siendo realistas, eso es incierto. Ahora ¿que pasa si nuestro turno es el que sigue, si nuestro turno es hoy?. ¿Si hoy conoces al amor de tu vida? ¿vas a tener miedo o te vas a entregar de lleno?¿vas a presentarte deprimido y derrotado o alegre y receptivo?¿vas a estar desgastado o con todas las energías?. Es algo que hay que preguntarse todos los días y pensar que solo se puede amar a alguien que este dispuesto a ser amado y a amar. Nunca subestimar la frase “querer es poder”.



Esa noche mi ex me dijo muchas cosas, pero la que mas valoré fue cuando me dijo que si intentáramos de nuevo, haría todo muy diferente, porque ahora entendía lo especial que era para él. Mas allá de que haya sido algo triste, en el fondo me hizo sentir bien el hecho de saber, aunque sea muchos años después, que lo que entregas tarde o temprano es valorado. Y también me hizo reflexionar acerca de lo que voy a valorar en mi próxima relación, si bien no va a ser como el primer amor, quizás si sea único, como el definitivo de los amores. Aunque siempre habrá vasos medio vacíos en la ciudad, verlos medio llenos, no le hace mal a nadie.

Pabl3Te

Pregunta para el foro: ¿Cuales son las cosas que más valorás de una relación?

2 comentarios:

Volviendo a Crecer dijo...

Buenas...yo tengo 21 y este año he estado saliendo con 3 chicos, con uno de novio. Considero que es muycierto lo que decis de estar receptivos y con energias. Vos mencionas el hecho de finalizar una relacion por cel y yo te agrego otro inggrediente: relacionarse exclusivamente por msn. Es entendible cuando las distancias geográficas no lo permiten, pero si estamos en la misma ciudad porque no salimos a tomar algo o a caminar, nos vemos las caras, las reacciones, los gestos, los silencios.
Gracias por hacernos pensar un ratito y verlo positivamente al tema. Te dejo un abrazo, Diego.

El Señor del Crepúsculo Invernal dijo...

Yo ya tengo 31 años y llevo conociendo mucha gente. Todos mis ex siempre preguntan a mis amigos por mi. Para mi con cada uno de ellos es dificil darles una segunda oportunidad, mas por los errores de ellos que por los mios. Son tremendas esas largas temporadas de soledad, especialmente ahora que soy positivo......