martes, 4 de diciembre de 2007

Los Ex En La Ciudad



Hace unos dias, tuve una cita con un chico, y hablamos de todo un poco. Hasta que llegamos a esa parte algo complicada y algo incomoda en que preguntamos por nuestras relaciones pasadas.
Yo le conté de las mías tratando de ser lo mas objetivo que se puede al hablar de un ex y cuando le tocó el turno a él, me dijo algo que no esperaba. En realidad no esperaba que lo diga tan cómodamente. Me dijo: “Yo terminé con me ex hace mucho, pero de vez en cuando dormimos juntos”. Traté de disimular pero al parecer no fui tan bueno, porque me comenzó a dar muchas razones por las cuales lo hacia. Me dijo que la relación había terminado bien y que se había acostumbrado a dormir con él. Se sentía seguro y que aunque sabe que no es lo más conveniente, no lo puede evitar y lo hace de vez en cuando.


De alguna forma lo entendí, sobre todo por el lado de la seguridad, es como ver una película de terror por segunda vez, sin miedo…sin sorpresas, y me puse a pensar si dormiría con alguno de mis ex a lo que me respondí: NO. Pero tengo que admitir, que algunos domingos de soledad y aburrimiento, si extraño estar acompañado. Lo primero que viene a mi cabeza son los buenos recuerdos con mis ex novios. Recordar está bien, cada relación nos deja algo para recordar, algo para no volver a repetir y sobre todo algo para aprender.

Lo malo es que generalmente lo aprendemos cuando la relación termina y no durante la relación misma. Siempre usamos todo lo que aprendimos en nuestra siguiente relación. Es por eso que cuando vemos a nuestros ex con sus nuevas parejas, haciendo cosas que nunca hubieran hecho con nosotros, da un poco de bronca.

Cruzarse con un ex es algo que, en un ambiente tan chico, donde prácticamente nos conocemos todos, es inevitable. Pero de alguna forma, es difícil estar preparado para ese encuentro. Porque la ciudad tampoco es tan grande, y los ex están por todos lados: en el cine, en las ferias artesanales, en las plazas o a la vuelta de la esquina. Sin contar que algunos van a propósito porque saben que nos van a encontrar ahí, o simplemente porque las nostalgia los atrae a esos lugares donde estuvimos juntos. En todas estas ocasiones, no sabemos como reaccionar, salir corriendo es una opción, pero generalmente nos quedamos y sacamos el actor que todos tenemos dentro. Diciendo que todo está bien y que algún día (tan inexistente como el 32 de mayo) se tienen que juntar a hablar y ponerse al día.Claro que no con todos los ex es igual. Hay algunos que ni siquiera se les puede dirigir la palabra. El ex que siempre quiere volver y no sabes como decirle que vos nunca vas a querer hacerlo, sin herir sus sentimientos. El ex que te histeriquea en el chat solo para seguir teniendo algo con vos, el ex competitivo. Y finalmente el más peligroso de todos: el ex con el que terminaste bien y que de alguna forma todavía sentís algo cada vez que lo cruzas. (Coincidentemente es el ex que siempre se ve mejor de lo que recordabas) Que si las circunstancias hubieran sido otras y todo hubiera estado acomodado de diferente manera, volverías sin dudarlo. Volver con un ex es algo complicado, pero no imposible, conozco muy pocos casos.

Creo que la clave está en lo que le decía antes, aprender lo que hicieron mal en la relación, mejorarlo y volver a empezar. Si hiciéramos eso mas seguido, quizás no tendríamos tantos ex.Después de encontrarse con un ex, empezás a hacerte preguntas como: ¿estará realmente bien o me habrá mentido?¿me extrañará?¿ese chico con el que está, será su nuevo novio? Y en consecuencia: ¿si el tiene una nueva relación y yo no, seré yo el problema? Y esa pregunta si que justifica salir corriendo. Con los ex, siempre es mejor dejar las cosas claras. Una vez me dijeron que la mejor, la más sana y única forma de terminar una relación es terminarla mal, porque de otra manera siempre va a quedar algún ínfimo resto de sentimiento y eso siempre trae problemas. Quizás es algo extremo, pero suena razonable, porque seguir enganchado no es bueno para ninguno de los dos.

Pero tampoco hay que ahogarse en un vaso de agua. Si bien encontrarse con un ex es complicado, hay que recordar que de alguna forma son parte de nuestra vida y que a pesar de los malos momentos, no enseñaron algo que quizás nadie más podía enseñarnos en ese momento. Que todos cometemos errores pero hay que seguir adelante. Y la próxima vez que te encuentres con un ex, por mas difícil que sea, recordá que para el también debe ser difícil, porque, por si no te diste cuenta, vos también sos un ex en la ciudad.

Pabl3Te

2 comentarios:

Kevin Canelo dijo...

Pense que era el unico que se hacia estas preguntas. Tomaste todas las cosas que pasan por mi cabeza y las plasmaste aca. Es bueno saber que hay mas gente que piensa y siente como uno. Sigo leyendo!

Kevin Canelo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.